¿Qué es el Climaterio?

Iniciaremos por marcar los límites que internacionalmente (Notelovitz, 1993) se han aceptado para esta etapa de la vida, que inicia a los 35 años y termina a los 65. Climaterio viene del griego "climacter", que significa escalera, y es una etapa del desarrollo humano que marca la transición entre la edad adulta y la vejez.

Por lo tanto, podemos dividir al climaterio de la siguiente manera: siendo los primeros diez años,
(35 a 45) el climaterio temprano; los segundos diez
(45 a 55) el climaterio perimenopáusico, y los últimos diez (55 a 65) el climaterio tardío.

* ¿Sabía usted que existe el Climaterio Masculino?
haga clic aquí para saber más

¿...y la Menopausia?

Durante el climaterio, sucede el último sangrado menstrual, al cual médicamente se le llama Menopausia.

Este es el cambio de un estado reproductivo a un estado no reproductivo.

Normalmente se utiliza este término como calificativo para las mujeres, pero es incorrecto, ya que la menopausia es sólo un instante, en el cual ocurre la última menstruación.

¿...y cuál es la diferencia?

El Climaterio es una etapa de la vida, que dura 30 años, y la Menopausia es un momento que sucede normalmente a la mitad de estas tres

 

Signos y Síntomas del Climaterio

Si entendemos el Climaterio como se menciona anteriormente, que es lo aceptado la Sociedad Internacional de Menopausia, entenderemos que al menos los primeros años del mismo no se acompañan de síntoma alguno en la mayoría de ellas. Esto no quiere decir que no se estén dando cambios en el funcionamiento del organismo femenino que desembocará en la pérdida definitiva de la función de los ovarios; son precisamente esos cambios los que van a impactar al resto del cuerpo.

Recordemos que los ovarios, contraparte femenina de los testículos, tienen como misión la liberación de células (óvulos) para la reproducción, y por tanto la perpetuación de la especie; acoplado a ésta se encuentra la producción de hormonas sexuales (estrógeno y progesterona) que preparan el organismo para el proceso de la reproducción. Es por eso que cuando los ovarios fallan se altera no sólo el proceso reproductivo, frecuentemente manifestándose como trastornos menstruales, sino que modifica la influencia de las hormonas sexuales (especialmente estrógenos) sobre el resto del organismo. Un ejemplo de esto es cómo el esqueleto de jovencitas que pasan por periodos largos de ausencia de menstruación se desarrolla menos que el de quienes no sufren ese tipo de trastornos. Comprendiendo así que la producción de hormonas por el ovario repercute en todo el organismo femenino, podremos entender que la falta de producción de las mismas impactará virtualmente a todo el cuerpo.

Signos y Síntomas. En medicina nos valemos de los signos (que son señales que los médicos podemos interpretar) y de los síntomas (que es lo que la mujer nos manifiesta que siente) para llegar a un diagnóstico de lo que sucede en su organismo y así desarrollar un plan o ruta crítica de estudios para confirmarlo y, en su caso, dar el tratamiento adecuado. Dependiendo de la etapa del Climaterio en que se encuentre la mujer, serán los signos y síntomas que manifieste.

Una vez que los síntomas se presentan, lo que habitualmente sucede en la segunda década del Climaterio, llamado Climaterio perimenopáusico (o sea alrededor de la menopausia) se inicia la etapa temprana de la sintomatología climatérica. Muchas mujeres (hasta el 80%de acuerdo a estadísticas estadounidenses y entre el 40 y 76% de acuerdo a estadísticas mexicanas) experimentan bochornos, uno de los síntomas más característicos de que se está perdiendo o se ha perdido la producción hormonal de ovarios. Estos bochornos, o un equivalente como pueden ser episodios de sudoración nocturnas, pueden aparecer aun antes de que desaparezca la menstruación, especialmente los días previos a que llegue ésta.

Tanto los bochornos como los episodios de sudoración tienen como origen un desajuste en el funcionamiento de las estructuras del sistema nervioso encargados de regular el control de la temperatura y los vasos sanguíneos, por o que se han llamado cambios vasomotores. Conviene saber que aunque no todas las mujeres los padecen, estos trastornos que la mayoría sufre no tienen nada de imaginarios, como popularmente se ha dicho, y que se conoce mucho de lo que hay detrás de ellos y que los explica, especialmente os niveles cada vez menores de estrógeno que alteran el balance de los neurotransmisores. Aunque en algunas mujeres desaparecen espontáneamente, se ha demostrado que el 80% de quienes los padecen les duran más de 1 año, del 25 al 50% les duran 5 años y hasta al 25% les siguen aquejando el resto de su vida, si no hacen nada para corregirlo..

Tomar en consideración los bochornos es importante desde varios puntos de vista. Si bien es cierto que ninguna mujer se muere de bochornos, estos alteran significativamente la calidad de vida de quien los padece y, si tiene vida de pareja, también a su compañero y hasta de su familia, ya que pueden alterar su calidad de sueño al presentarse a cualquier hora del día o de la noche, ocasionando incomodidad y despertares frecuentes. De manera típica el bochorno tiene una duración entre 30 segundos y 5 minutos, inicia con una sensación de calor, acompañada de aumento de la temperatura, especialmente en la parte superior del tronco, la cara y el cuero cabelludo, seguida de enrojecimiento de estas partes y a continuación inicio de sudoración para finalmente terminar con escalofrío. Todos estos eventos se presentan en esa sucesión porque son desencadenados por el aumento de temperatura y, como cualquier otra circunstancia que lo provoque (ejercicio, fiebre, etc.) sin una forma en la que el organismo se defiende y estabiliza la temperatura corporal.

El signo que a la vez es síntoma, que puede aparecer a continuación es la irregularidad menstrual; solamente 1 de cada 10 mujeres deja de menstruar súbitamente, es decir: viene menstruando cada mes hasta que de pronto deja de aparecer la menstruación. El 90% restante atraviesa un periodo de irregularidad que en promedio dura 4 años hasta que se han acumulado 12 meses sin menstruación, en cuyo caso podremos decir que ha pasado la menopausia. Esto resalta el hecho de que menopausia sea u diagnóstico en retrospectiva, de algo que pasó, no una etapa de la vida. Lo que explica esta ausencia de menstruación es la falta de producción de hormonas sexuales, que dejan entonces de estimular el crecimiento y maduración de la capa in7terna de la matriz (endometrio), que es lo que se desprende y se elimina como sangrado menstrual cada ciclo mientras no hay embarazo, que ya no se descama. Como los cambios en sustancias químicas (neurotransmisores) que provocan la aparición de bochornos actúan en otras partes del organismo, podemos explicarnos que en esta etapa temprana sea frecuente también la aparición de taquicardia y palpitaciones (que es la sensación de que el corazón da un vuelco, como si se detuviera y empezase a latir nuevamente).

Se ha encontrado también que no menos de una tercera parte de las mujeres en esta etapa temprana de los síntomas climatéricos manifiestan alteraciones en su patrón de sueño (independientemente de los despertares por bochornos), que pueden llegar al insomnio franco. Estos trastornos del dormir son de hecho de los síntomas que más frecuentemente se mencionan como casuales de disminución n la calidad de vida.

Aunque no hay una enfermedad específica en el ámbito psicológico asociado a la deficiencia de estrógenos, sí se conoce toda una gama de alteraciones ligada a ésta. En nuestro país se ha reportado que hasta poco más del 40% de mujeres en la transición a la postmenopausia cursan con depresión de grado diverso y que puede presentarse desgano, irritabilidad e inestabilidad emocional, disminución de apetito sexual (libido), sensación de inadecuación (como dicen popularmente :no se hallan) y nerviosismo; todo esto sin contar con el rechazo a los cambios en su autoimagen, que llevan muchas mujeres a desarrollar una autoestima baja o francamente a perder su autoestima.
A este respecto juegan también un papel fundamental dos aspectos: la confrontación con el envejecimiento y de la mano de esta conciencia de la posibilidad de muerte, y por otro lado la actitud del grupo social al que pertenece la mujer referente tanto al envejecimiento como a la pérdida de la capacidad reproductiva. Esta actitud de la sociedad generalmente no es muy favorable y se suma a la visión habitualmente negativa que desarrolla la mujer acerca de sí misma y magnífica el impacto que los otros síntomas puedan tener.

Se ha reportado una frecuencia alta de dolores articulares y musculares asociados a la falta de estrógenos; muchas veces se pueden demostrar. ahora sabemos que muy probablemente esos síntomas se deban a la repercusión de la falta de hormonas sexuales sobre el tejido conectivo (colágeno entre otros) y músculos del cuerpo. Estos dolores habitualmente desaparecen una vez que se inicia el tratamiento hormonal. Al menos 1 de cada 2 mujeres sufre por la atrofia de sus genitales, manifestada por adelgazamiento del recubrimiento de la vagina, que además se estrecha y acorta. Los labios mayores y los menores se adelgazan y encogen y el clítoris se expone más de lo habitual, disminuyendo su sensibilidad también. La uretra (orificio por el que se expulsa la orina) dirige su apertura hacia abajo y atrás como consecuencia de esta atrofia, lo que la vuelve más susceptible de infectarse, al igual que la vagina. Estos cambios, combinados con la resequedad vaginal, hacen que la relación sexual se vuelva una experiencia dolorosa y muchas veces traumática, deteriorando aun más la calidad de vida de la mujer que sufre estos cambios sin recibir atención.

Como la parte final del aparato urinario se forma en el embrión femenino de la misma estructura que da origen a los genitales externos, depende como éstos de estrógenos para mantenerse en buenas condiciones y sufre atrofia cuando faltan. Una de las primeras manifestaciones urinarias es que aumenta la frecuencia con que la mujer tiene que orinar, particularmente aumentan los despertares nocturnos para vaciar la vejiga, que disminuye su capacidad. Las estructuras que dan continencia se debilitan y responden menos bien a los estímulos normales, lo que favorece la aparición o acentuación de incontinencia urinaria de esfuerzo, es decir, la pérdida involuntaria de orina al toser, estornudar, reír o cargar algo o algún niño, a grados que pueden alterar el estilo de vida de alguien que puede dejar de hacer ejercicio o bailar para evitar estos escapes de orina.

Otro órgano que expresa el efecto a mediano plazo de la carencia de estrógenos es la piel. Normalmente los estrógenos intervienen en el balance de la producción de colágena la hidratación de la piel; que se expresan en la tersura de la misma. Como consecuencia la piel se adelgaza, se vuelve frágil y quebradiza por la pérdida de colágeno, atrofiándose y acentuándose las líneas de expresión, dando origen a las arrugas, particularmente alrededor de los ojos y boca y en la cara anterior del cuello, que cambia además de apariencia por atrofia del músculo platisma, que separa sus ramos musculares. Estos cambios acentúan la percepción negativa que tiene la mujer de su autoimagen, alterando aun más su estado emocional.

Algunos cambios que no se ven ni se sienten en esta etapa, preparan el camino para la aparición de las consecuencias a largo plazo de la deprivación de estrógenos. Es así que se modifica en forma desfavorable la concentración y proporción de grasas en la sangre, aumentando el colesterol "malo" y disminuyendo el "bueno" lo que se traduce en mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Asimismo es en esta etapa en la que más frecuentemente se presentan enfermedades como la presión arterial elevada (hipertensión arterial) y la diabetes, que aunque no son causadas por la falta de estrógenos, esta situación hace más difícil controlarlas, volviéndose así más riesgosas.

Otro órgano que es afectado por la falta de estrógenos y que no produce síntomas francos hasta que se expresan sus consecuencias, en este caso las fracturas, es el esqueleto, que desarrolla osteoporosis hasta en 4 de cada 10 mujeres postmenopáusicas sin tratamiento.

Las buenas noticias, después de haber planteado este panorama, es que todo esto tiene remedio y mucho del daño ocasionado puede detenerse y hasta revertirse, y que cada mujer puede influir en cómo viva su futuro informándose y tomando parte activa del cuidado de su salud, siempre orientada por su médico. Tener un estiloi de vida sano fomentando las actividades que puedan llevarla a desarrollar una buena salud y evitando las que la ponen en riesgo (tales como el sedentarismo, fumar, beber alcohol en exceso o tener sobrepeso) son un excelente comienzo y nadie se verá más beneficiada que usted misma.

Por otro lado los profesionistas de la salud que nos dedicamos a Climaterio contamos cada vez con más y mejores alternativas de tratamiento que nos permiten personalizarlo y diseñarle a cada mujer uno que se ajuste a sus necesidades, como si fuera un traje a la medida.


El Papel de la Medicina
en el Climaterio

En esta área específica de la Medicina confluyen casi todas las especialidades mé-
dicas por la diversidad de aspectos a tratar; y espero poder brindar la información más avanzada, verídica y científicamente respaldada con la que contamos en la actualidad para hacer conciencia del papel tan importante que jugamos como médicos de primer contacto (sobre todo médicos generales, familiares y ginecólogos), así como el papel determinante que cada una de las mujeres juega en la promoción, mantenimiento o restauración de su salud, así como de los riesgos a que se ve sometida.

Esperanza de Vida en México

En nuestro país la esperanza de vida ha aumentado de 52 años en 1950 a 73 en el quinquenio 90-95, estimando que llegará a 78 en el primer cuarto del próximo siglo. De hecho contando tan solo a las mujeres en climaterio perimenopáusico y postmenopáusico (o sea entre los 45 y 65 años de edad) se reportó en 1990 en nuestro país un número de 5' 521,393, 50% de las cuales están en la edad en la que la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares son causa importante de incapacidad y mortalidad inclusive.

En nuestro país, las autoridades de Salud estiman que para el año 2025 las mujeres climatéricas mayores de 45 años sumarán 20 millones, a la espera de recibir la atención médica y orientación de primera calidad.

 

Aspectos Cruciales para el Cuidado Preventivo
de la Salud Climatérica

 

Calidad de Vida de la Mujer

"Permitir que la mujer continúe viviendo confortablemente, manteniendo un balance tanto fisiológico como psicológico en el manejo de los aspectos cotidianos de su vida"

 

Copenhague, 1997

 

 

¿Tiene dudas? Escríbanos:
jhernandezb@atmim.com

 

© Atención Médica Integral para la Mujer.
Todos los derechos reservados.

Diseño y Construcción:

Personal Computer Imaging.
www.pcimaging.ws